Saba ta aclimatándose a la so redolada con absoluta normalidá. La cría d’osu cantábricu reintroducida en payares nel Parque de Picos d’Europa reapareció después de tener pasao seis meses nel so abellugu ivernizu. La esbarda provién de la población occidental del cordal Cantábricu, onde foi rescatada cuando tenía poques selmanes de vida.
El plantígradu ta en bon estáu. Los sos parámetros correspuéndense colos d’un exemplar de 16 meses d’edá, a xulgar poles imáxenes tomaes nos primeros díes d’abril. Tres la so reintroducción en payares, la esbarda pasó les primeres selmanes adaptándose a la so nueva contorna. Saba atopó abellugu nuna cueva pequeña asitiada a 1.000 metros d’altitú, onde pasó los meses d’iviernu. La esbarda nunca tuvo en lletargu continuu, sinón con salió de forma continua al esterior, nun radiu d’unos pocos cientos de metros para alimentase y esquizar.
A mediaos d’abril, l’animal yá dexara’l so abelugu ivernizu. Agora, ta empezando a percorrer la zona con movimientos cada vez más amplios. Empezó’l so periplu pelos montes asturlleoneses y yá ye un exemplar más, que se suma a la población oriental del cordal Cantábricu, escasa en femes según los últimos estudios.

Los datos de la evolución de la esbardoa son posibles gracies al sistema de siguimientu que lleva incorporáu. La vixilancia a distancia faise pola captación de señal de dos pequeños dispositivos adosaos al llombu del animal con dos talos sistemes de tresmisión. Nestos meses, dao lo abrupto de la zona, non siempre se llogró cobertura de la so posición de forma continua. Ello ye que solo dende hai un par de selmanes, al empecipiar el so periplu pelos montes asturlleoneses, empezó a tresmitir los datos acumulaos y los de siguimientu diariu.
La cría apaeció alredor de la corralada osera de Proaza a finales de mayu de 2019. N’estabilizándola, treslladáronla al Centru de Recuperación de la Fauna Montesa, en Cantabria. Darréu, llevóse al recintu de Valsemana, en Llión, espaciu en semillibertá, aislláu y con un afayadizu arriquecimientu ambiental, como pasu previu a la so reintroducción nel mediu natural, un fechu que se produció a empiezos de payares.