Te prometo anarquía

El jurado ha acordado conceder también una Mención de Honor al documental argentino sobre transexualidad infantil titulado Yo nena, yo princesa.

Yo nena, yo princesa se ha hecho también con el Premio del Público en esta primera edición.

Te prometo anarquía
Te prometo anarquía

El jurado del Festival de Cine LGBTIQ ha decidido por unanimidad coincidir el Premio del Jurado de su primera edición a la coproducción México-Alemania titulada Te prometo anarquía. Sus miembros, Carlos Rodríguez Ríos, Vanessa Gutiérrez y Benjamín Villaverde Terrón, han destacado la “tensión latente tanto en el retrato de la historia del amor adolescente como en el reflejo de una sociedad insensibilizada y con muy poco respeto por la vida humana, así como sus técnicas discursivas, que prescinden de las perífrasis y juegan con las claves de las narrativas cinematográficas”.

Por otra parte, el jurado ha considerado conceder una Mención de Honor al documental argentino sobre transexualidad infantil titulado Yo nena, yo princesa, por abordar “con valentía, austeridad y rigor, huyendo de dramatismos, un caso real de transexualidad infantil de forma didáctica”. Este largometraje documental ha conseguido también el Premio del Público. Este galardón se ha concedido atendiendo al número de pases y afluencia de público de cada largometraje.

Te prometo anarquía narra la historia de Miguel y Johnny, dos amigos de la infancia. Ambos llevan una relación abierta en la que pasan de la amistad al sexo sin demasiado conflicto. Sus principales actividades son hacer skateen las calles de México, DF, junto a su grupo de amigos y vender su propia sangre en el mercado negro. Cuando una importante transacción va mal, ambos deberán huir.

Las películas ganadoras recibirán un trofeo, diseñado por Anabel Barrio Vega, de la Factoría Cultural de Avilés, realizado en loza blanca, decorado con calcas cerámicas de colores sobre una base de madera.Al igual que los anillos de los árboles cuentan una historia, este trofeo representa el camino recorrido por este colectivo reflejando los colores que lo identifica y guiándolos a través del puente de San Sebastián hasta el blanco Niemeyer, punto de referencia para este festival.