mascarilla obligatoria asturias
El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, preside el memorial en recuerdo a las víctimas del coronavirus. Foto: Armando Álvarez

El Gobierno del Principado ha ampliado la obligatoriedad del uso de la mascarilla para todas las personas mayores de seis años con independencia de que se pueda mantener la distancia de seguridad establecida para evitar contagios de COVID-19. Esta medida se aplicará en las vías públicas de los núcleos urbanos y también se hará extensiva a los rurales cuando exista una aglomeración y no sea posible guardar la separación adecuada.

Esta decisión se ha tomado para frenar la expansión del virus al detectarse una cierta relajación en el cumplimiento de las medidas de protección y debido a la proliferación de brotes que se están registrando en diversos puntos del país y que también han afectado a Asturias. Hasta ahora la mascarilla sólo era obligatoria en circunstancias determinadas.

Las personas que por problemas de salud, dificultades respiratorias o alteraciones de conducta no puedan llevar la mascarilla, quedarán exentas de llevarla. Para ello no necesitarán obtener un justificante médico, sino que bastará con que firmen una declaración responsable que acredite la causa de la exención.

A esta medida se suman estas cuatro:

  • Se recomienda cancelar o posponer cualquier actividad que no sea considerada fundamental y que pudiera ser postergable.
  • Se modifica el aforo en reuniones familiares y sociales para limitarlo a grupos de un máximo de 50 personas en espacios al aire libre y de 25 personas en espacios cerrados, excepto en el caso de personas convivientes.
  • Se cambia la regulación de butacas preasignadas para personas convivientes en cines, teatros, auditorios, circos de carpa y espacios similares, así como en recintos al aire libre y otros locales y establecimientos destinados a actos y espectáculos culturales. A partir de ahora las butacas podrán ser individuales o en grupos de 2 a 4 personas.
  • En cuanto a las recomendaciones para el desarrollo de actividades de tiempo libre dirigidas a la población infantil y juvenil, estas deberán realizarse preferentemente al aire libre. Tanto en el exterior como en el interior habrá que garantizar la distancia de seguridad de al menos 1,5 metros y usar mascarilla.